SEGUIME!

19 ago. 2017

Para quienes quieran saber un poquito más por qué es tan importante cuidar nuestro mayor órgano, hoy les traigo unos apuntes para sacar dudas. Si conocemos más, nos podemos cuidar mejor.

¿Qué es la piel?
Composición de la piel
Estructura de la piel


La piel es esencialmente la envoltura exterior del organismo que funciona de manera permanente y cumple
dos importantísimas misiones:
•     Nos relaciona con el mundo exterior
•     Nos protege de las agresiones de ese propio mundo
En ella se encuentra uno de los sentidos que tenemos más desarrollados, el tacto. La piel es la encargada
de recibir los estímulos del exterior a través de las terminaciones nerviosas que se sitúan en ella y de ahí
se dirigen al cerebelo que nos dice como debemos reaccionar. Cada centímetro cuadrado de piel contiene
unos cinco mil receptores sensitivos. La piel es la primera responsable de que sintamos una caricia o de
que notemos el calor producido por el fuego o el frío de la nieve. Pero también la piel es el espejo de los
sentimientos y emociones interiores. Ponernos rojos porque algo nos da vergüenza, ”tener la piel de gallina”
o sudar por algo que nos produce miedo, son algunas de las muchas respuestas emocionales que se ponen
de manifiesto a través de la piel. Por este motivo, no es de extrañar que este órgano constituya una pieza
clave en la imagen exterior de una persona.
Es necesario que la piel, y muy especialmente la descubierta, ofrezca un aspecto sano y cuidado.

Composición química de una célula de piel:
70% Agua
27% Proteínas
2% Lípidos
1% Agua y sales minerales

Estructuralmente, la piel consta de tres capas bien diferenciadas, la hipodermis, la dermis y la epidermis:

1. La hipodermis es la capa más profunda de la piel. También se llama tejido celular subcutáneo o panículo
      adiposo. Se halla constituida por gran multitud de adipositos (células grasas), dispuestos en lóbulos,
       separados entre sí por haces de fibras colágenas y elásticas que reciben el nombre de trabéculas.
          La grasa forma un tejido metabólico muy activo que además protege al organismo proporcionándole
            amortiguación y aislamiento térmico.
2. La dermis forma la mayor proporción de la piel y constituye el verdadero soporte de este órgano. Está
     compuesta por un complicado sistema de fibras entrelazadas, embebidas de una sustancia denominada
    ”sustancia fundamental”, en la cual se sitúan una extensa variedad de tipos de células. En la dermis se
encuentran los anexos cutáneos (pelos y uñas) y glandulares (glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas).
También se encuentran los vasos sanguíneos que irrigan la piel (la epidermis no posee vasos) y las terminaciones nerviosas.
Las células que forman principalmente la dermis se denominan fibroblastos. Son las que se encargan
de producir las fibras de colágeno y elásticas y la sustancia fundamental que dan lugar a la tersura, la
flexibilidad y la elasticidad de la piel. Por otro lado, la sustancia fundamental se encuentra entre las fibras
está constituida por proteínas (sustancias características de los tejidos orgánicos), electrólitos (como el
sodio o el potasio), glucosa y agua.
3. La epidermis es la capa más externa y está constituida por varias capas de células llamadas queratinocitos,
     que constituyen una barrera impermeable para casi todas las sustancias. Se regenera cada 2 meses y su
    función es mantener la piel hidratada, protegernos de la radiación solar y renovar las células.
En la próxima, un poco más.

Ángeles.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Tus preguntas y comentarios son bienvenidos! (Si no tenés cuenta de Gmail o blog podés seleccionar comentar como: anónimo y poner tu nombre al final del mensaje)
Agradezco desde ya el tiempo que dedicás a comentar, procuraré responder en breve.